miércoles, 11 de mayo de 2016

¿Qué será lo que tiene el coco?

No sé si a vosotros os pasa lo mismo que a mi. Me vuelven loca los olores, los buenos olores. No esos perfumes pastelosos que se ponen algunas señoras que puedes rastrearlas por toda la calle.

Cuando tenía unos 18 años o quizás 20, estuve loca buscando "mi" colonia o perfume. Esas que cuando las hueles te recuerda a alguien. Pues yo quería encontrar la mía.

Recuerdo que me encantaba la colonia Eau Jeune verde. Me empezó a gustar por su olor a limón , o a mi eso me parecía, y por lo fresca que era. Además llevaba un dosificador para el bolso así que perfecto.

Imagen obtenida de google.


Me la echaba hasta para dormir. Y es que tener un bueno olor a mi me relaja mucho. Me duchaba me ponía el pijama y me echaba la colonia y esa noche descansaba a las mil y una maravillas.

Con los años empecé a cambiar de colonias, pero he de reconocer que como esa ninguna.

Conforme fui creciendo ya te va gustando más echarte cremitas, arreglarte y en fin esas cosas que antes me tiraba horas en el baño, hacía sauna y ahora es ducha express de 5 minutos que ya son una eternidad. Y es que cuando te conviertes en madre todo cambia.

El coco se convirtió desde hace bastantes años en mi olor favorito sin dar de lado al anterior.

Mis cremas corporales de coco; el gel de baño de coco; le jabón de las manos de coco; brillo o bálsamo labios de coco; y algún body spray que tengo es de coco. Me gusta comer coco. Puedo volver loco a mi marido de supermercado en supermercado buscándome un coco, y mi periquito se llama.....jajaj si se llama coco, pero para no darme ganas de comer coco le puse coko,jajaj

¿Y quién no tiene un perro que se llama coco o el perro de alguien que se llame así? Yo desde hace un tiempo oigo a dueños que van con sus perros llamarlos así. y digo madre mía sera la racha de nombres perrunos, como pasa con las personas, que según la época en que nazcas hay tres mil Marías o 4000 personas llamadas José.

Y es que esto del coco ya no es lo mismo que era. Yo a mi hijo no podré decirle :" vete a la cama que viene el coco". Como me decían a mi mis padres para conseguir que me durmiera. Por que ante eso mi hijo me diría:" madre mía pues si que te ha dado fuerte por el coco",jajaj. Esto hace 30 años tenía su efecto positivo,ahora no.

 A mi los olores me teletransportan , recuerdo que cuando me ingresaron para tener a mi hijo me la echaba y bueno no es que me quitara los dolores, pero.... y lo bien que olía yo,jajaj.

También me pasaba eso cuando era pequeña, si iba a casa de alguna amiga para hacer la tarea me olía a ella,  y cuando me iba a mi casa me preguntaba ¿y mi casa a que olera? por que a mi no me olía a nada,.

Lo mismo pasa con el suavizante o detergente de la ropa. En casa de mis padres utilizan uno diferente del que yo uso en casa, y ya ese olor se convirtió en " el olor de su ropa".
O si conoces a alguien que siempre llega una juanola en la boca o una caramelo de menta. Son característicos y así los recuerdas el resto de la vida, aunque esa persona ya no coma esos caramelos.

Los niños pequeños o bebes tienen su olor personalizado y es que tu puedes ponerte la colonia nenuco que no huele igual que en los niños.

Así que si oléis por donde estáis a coco buscarme no ando muy lejos,jajaj Intentaré no dejar mucho rastro.

Aquí os dejo con mi mayor oponente.