sábado, 23 de abril de 2016

Sant Jordi.

Hace casi 9 años estuve viviendo en una ciudad de la comarca de Osona (Vic). Barcelona quedaba a unos 60 km. Por lo que muchas veces íbamos a pasar el día allí para pasear por la Rambla o ir al puerto.

El día de Sant Jordi, yo si os soy sincera no lo conocía, quizás de oídas, pero no le prestaba mucha atención pues era algo que sólo ocurría en Cataluña o Baleares (como ciudades más destacadas).

Pero claro todo cambia cuando te enamoras de un catalán. 

Recuerdo el día de Sant Jordi que fuimos a Barcelona. Aquel paseo por la Ramblas parecía un jardín de rosas rojas y una biblioteca andante. Los que me conocéis sabréis que me encontraba en mi salsa. 

Aunque las rosas rojas no son mi devoción ya que me inclino más por las amarillas. Me encanto ver a la gente con libros, y bueno aún más que me regalaran un libro, porque conmigo lo tienen fácil me gustan casi todos.

Claro que yo tenía curiosidad por saber el porque de aquella tradición. Por lo que pregunte primero a mi novio y a su familia, y luego indagué por la red. Pues ellos solo me contaban lo que todos contaríamos resumidamente.  Que Sant Jordi venció al dragón que tenia atemorizado a un pueblo por que se comía a sus animales . Y bueno yo veía miles de imágenes de un pequeño guerrero encima de un dragón abatido.

Imagen de clubsocialsantmartisantsmontjuic.wordpress.com
                                                                                                                                                
Para aquellos que queráis saber lo que cuenta la leyenda os la pondré a continuación , sólo diré que el día de hoy es una mezcla perfecta, aunque nosotros en casa lo del día de los enamorados no lo celebramos, ni el 14 de febrero ni el 23 de abril. Somos más de celebrar el día del libro.

"Cuenta la leyenda, que cerca de la Vila de Montblanc había un gran dragón que tenía a todos los habitantes del pueblo atemorizados. Los habitantes no sabían cómo conseguir que el dragón no se acercara a la muralla y decidieron darle comida.

Primero le dieron ovejas, luego vacas y así hasta que el malvado dragón se comió todos los animales que había en el pueblo. Pero seguía teniendo hambre y cada vez estaba más cerca de la muralla.
Los habitantes de Montblanc no sabían cómo pararlo y finalmente decidieron que tendrían que ir sacrificándose uno a uno. Pusieron los nombres de todos en un puchero, incluso los del rey y su preciosa hija, la princesa.
Cada día una mano inocente sacaba un papel y el que salía era entregado al dragón para que se lo comiera y llegó el día en que fue el turno de la princesa. El Rey pidió a los habitantes que tuvieran clemencia con la princesa y no la dejaran morir, pero era su turno y se tenía que cumplir lo acordado.
Cuando el dragón se acercó a coger a la princesa llegó un valiente caballero a lomos de un precioso caballo y empuñando su espada logró clavarla en el corazón del dragón acabando con su vida. De la herida del corazón salió un gran chorro de sangre que cayó al suelo y del que creció un hermoso rosal.
El caballero recogió a la princesa y le dio una hermosa rosa. Sant Jordi se llamaba el caballero. Todo el pueblo estaba muy contento pues había conseguido matar al dragón, incluso el rey estaba tan contento de que hubiera salvado a su hija que le ofreció su mano. Pero Sant Jordi,  muy agradecido, siguió su camino.
Y por ese motivo el día de Sant Jordi la tradición es que los hombres regalen a las mujeres una rosa, y aprovechando que se celebra también el día del libro, las mujeres regalan un libro a los hombres."
                                                                                                                                                                                                                                         barcelonacolours.com

En 1995 la UNESCO proclamó el día 23 de abril como el Día Mundial del Libro coincidiendo con el fallecimiento de dos grandes de la literatura europea,  Cervantes (aunque realmente murió el 22) y Shakespeare. 
Así empezó la tradición popular del libro y la rosa. La única crítica que le pongo es que si es el día de los enamorados junto con el día del libro, pues que TODOS tendríamos que recibir libro y flor. No libro los hombres y rosa las mujeres. Por que ya mismo me planto un bigote para ese día. Por que por un libro yo...matooo. 
Yo hoy ya recibí mi libro de regalo, por que en mi ciudad rosas no , pero libros......