sábado, 9 de abril de 2016

Mi primera vez.

Todos hemos tenido una primera vez para muchas cosas.

Hoy quiero hablaros de mis primeras veces.

Recuerdo que yo tendría unos 8 años, bueno, quizás menos que ya las fechas no las voy recordando tan bien. Mi madre me mando al supermercado, que estaba a la vuelta de la calle donde vivíamos, para hacer los recados, y claro, era mi primera vez. Antes el hacer  las listas de la compra no se llevaban mucho, así que imaginaros mi papeleta, todo de memoria en la cabeza y que no se me olvidara nada. Todo un reto.
Iba por la calle repitiéndome mentalmente: "patatas, pan, cebollas y tomates" (es una lista ficticia por que acordarme de eso ya seria algo extraterrestre,jijij), una y otra vez repetía lo mismo y mejor no encontrarme con nadie para no pararme, que sino se me olvidaba algo y no veas que lío. Por que ahora es mucho mas fácil con el móvil, pero antes la memoria era lo único que teníamos. Desde entonces me declaro adicta a las listas. Hago listas para todo. Soy la chica de la lista o la chica lista, jajaja.

Cuando empezaba el colegio, instituto o universidad, todos los años eran mi primera vez, pues nunca estaba en el mismo curso. Aquí todo era mucho mejor, por que mi época favorita después del verano era...  ¡la compra del material escolar!, y bueno, alguna cosilla más que colaba a mis padres por mi fanatismo con estas cosas, y otras cosas que yo me auto-convencía y las echaba al carro.
El primer día me sentía nerviosa, unas veces por qué compañeros iba a tener y profesores, y cúando ya los conocías, por cómo te iría en ese curso y dónde sentarte en la clase, por que claro, yo era de esas que tenia sitio fijo. Me gustaba sentarme junto a la ventana y de las ultimas. Cosas que con el tiempo fueron cambiando y, según iban pasando los años, me iba adelantando en las filas mas cerca de la pizarra, pero siempre cerca de la ventana, que a mi eso de mirar de vez en cuando y divagar me mola demasiado.

Y, ¿cuando empiezas un trabajo?.
Pues mi primera vez era cada vez que empezaba uno nuevo. No he tenido muchos, pero si los suficientes para experimentar los nervios previos a las entrevistas y a los primeros días de trabajo, luego ya al mes o dos meses máximo, ya todo era coser y cantar, pues, me adaptaba bastante rápido y aprendía a hacerlo todo.

En unos trabajos encuentras gente muy maja y en otros te encuentras zancadillas, pero chicos y chicas, a mi me pagan por trabajar no por hacer amistades. Ahora, que si en algún trabajo, he hecho alguna amistad eso que me he llevado. Tener un buen ambiente de trabajo es muy positivo, ya que pasamos allí las mismas horas que con la familia, bueno eso teniendo un trabajo de 8 horas. Todos mis trabajos han sido de cara al publico, y aunque para eso hay que saber, a mi me gusta bastante con sus pros y sus contras.

Y, ¿con el carnet del coche? !Dios¡. Me lo saque a la primera, pero que tensión se pasa.

Te apuntas a la autoescuela con mucha motivación, y te encuentras con los test que son un rollo, aunque a mi me gustaban, por que en poco tiempo tiempo sabías el resultado. Y afrontas las clases de prácticas con mucho miedo y sobre todo respeto.

Mi profesor siempre con sus pipas Tijuanas, ji ji ,era muy gracioso y serio a la vez.
Era junio, así que, por lo menos el mal tiempo me lo quitaba de encima, ya que con lluvia me parecía mucho más difícil conducir.
Me hacía conducir por una zona que aun no estaba urbanizada y me hacia hacer zigzag entre unos árboles, decía quera muy lenta al girar volante. Cualquiera que nos viera pensaría que estaba entrenando para los rallyes.
En fin, hice 38 clases. Sí, seguramente son muchas, pero, por suerte no me hicieron falta más... por suerte y por la pasta, jijiji.
El 31 de julio del 2003 amanecí con dudas. Me preguntaba una y otra vez, aún en la cama, si aquella calle era prohibida o no, y claro, tuve que pasarme por allí antes para resolver mis dudas. Después de eso me tocaba hacer el examen y, ¿adivináis que? ¡no me llevaron por aquella calle!. Cosas que pasan.

Y, ¿la primera vez en un restaurante chino?. Solo me pedía ensaladas por el miedo a que los rumores que había oído fueran ciertos y la comida llevara algo mas que pollo, cerdo o ternera, jajaja. Por lo que las ensaladas se convirtieron en mi plato preferido.

En la universidad sentía una mezcla entre alegría e ilusión y mucha responsabilidad. Tenia muy claro que estudiaría psicología en mi región o fuera, de eso estaba segura. Era la primera vez que estudiaba a distancia y la constancia era mi asignatura principal. Para mi ,universidad a distancia significaba dos cosas. Una era no tener horarios, pero si fechas. Y la otra, es que yo misma debía organizarme, algo nuevo para mi. Me había organizado en exámenes y trabajos, pero todo un curso y de repente en la universidad no, así que era todo un reto.

Mi primer concierto fue para ver a Alejandro Sanz. Vino a una localidad cercana. Yo aun era joven, tendría unos 15 años, y ese verano me dio por gustarme él, por cantar sus canciones o recortar fotos suyas de las revistas.
Cuándo llegó el día fui con dos chicas con las que me juntaba por aquel entonces y para mi era novedad. Aunque el tiempo, ya desde el principio, no nos acompañó, fuimos. Llegamos más temprano de la hora para evitar colas, como todo el mundo, y nos toco esperar para entrar. Al entrar ya empezó a chispear y a los pocos minutos llovía a mares. Alejandro Sanz se fue del escenario y las personas que estábamos allí buscábamos un techo donde resguardarnos. A mi casi se me cae la grúa de una de las cámaras, que desastre. Al final los padres entraron al recinto en nuestra búsqueda y conseguí salir con ellos. Como veis mi primer concierto no fue una maravilla, y me quedé sin ganas de repetir. Nos devolvieron el dinero de la entrada y a casa.

Y por último os quiero mencionar mi primera vez como madre. Esto de la maternidad aunque nuevo para mí no me han quitado las ganas de repetir una vez más.
Con mi primer hijo me convertí en madre y junto a él estoy aprendiendo miles de cosas, cuando venga mi segundo hijo/a ya seré madre, aunque siempre seguiré aprendiendo.