jueves, 7 de abril de 2016

Dr. Google

Hoy quería hablaros de un tema, que con los años y las experiencias me dí cuenta que, aparte de no servir para nada, me hacia perder el tiempo entre tristezas y lágrimas.

Cuando apareció mi "amigo" Google, en el año 1998, yo aún no tenia ordenador en casa, pues mis padres lo pusieron hacia el 2000, con aquel módem tan ruidoso que cortaba la conexión sin apenas darte cuenta y dejándote con la consulta a medias. O sino con aquellas frases tan sonadas en mi casa, como: "¿alguien esta llamando por teléfono?, ¡que cuelgue rápido que estoy en internet!".

Según fueron pasando los años se fue modernizando el sistema y con ello las consultas a Google fueron aumentando.

Pues bien cuando yo tenia cerca de los 20 años, Google se convirtió en mi mayor fuente de consulta para casi todo. En aquellos años, principalmente eran cosas del Universidad, como trabajos, fotos y demás. Pero, ¿que pasaba cuando tenia algún dolorcillo o algún síntoma que no sabia identificar?, que buscaba la solución en Google. Yo por aquel entonces, pensaba que si me daba la respuesta no tendría que acudir al medico. También se me pasaba por la cabeza que si existiera algo como un doctor online no tenia que ir al medico, algo que odiaba.

Al quedar con mis amigos, ellos mismos comentaban que habían buscado cosas ,en relación con la salud ,en internet. Por ejemplo, hubo uno de mis amigos que en una analítica le salió la bilirrubina alta, y claro, ante nuestra ignorancia, solo nos salió cantar la canción: "me sube la bilirrubina, cuando me mira o no me mira" de  Juan Luis Guerra) y muchos pensaron que era algo que te subía cuando te miraba la chica o chico que te gustaba. Cosas de los jóvenes de mi época.

Al llegar a casa era tarde, y aquella idea no se me iba de la cabeza, con lo cual a la mañana siguiente era una de las primeras cosas que hacías, buscar "bilirrubina alta análisis" (así lo poníamos en Google). Y el resultado no era tan gracioso como lo poníamos por la noche. Según lo que nos describía Google, parecía que nuestro amigo tenia algo grave, hasta incluso moriría. Ante aquello, se nos cambio la cara y por la tarde al juntarnos, era un comentario obligado, claro, sin que él estuviera delante. El problema se soluciono con tratamiento del médico y aquello fue nuestra anécdota google.

Con el paso de los años, Google ocupa un lugar solo de consulta en cuestión de trabajos, ideas para manualidades y, bueno, buscar direcciones de sitios que quiero visitar, pero, ya no es aquel "amigo" que solía visitar a menudo en mi juventud, en busca de soluciones rápidas. Pues, cuando acudía a el lo único que me provocaba eran malos días, llenos de preocupación y tristezas por que cada vez que leía algo sobre algún síntoma o medicamento, parecía que me podría morir en cualquier momento. Así que ya no quiero perder los días. Quiero vivir el día a día y que la vida me sorprenda, y si es para bien, pues mejor. Pues todos los problemas tienen solución menos la muerte, así que hasta entonces la esperanza existe.

Hay una frase que me dijeron una vez y que no se de quien es, era: " si tienes un problema y tiene solución , por qué te preocupas , y si no tiene solución, por qué te preocupas".
Preocuparse es ocuparse de algo con antelación, ¡para que hacerlo antes de tiempo!, ¿Acaso lleváis un paraguas abierto por si llueve en un día soleado?

Y aunque sabemos que estas consultas no nos van a solucionar los problemas, siempre buscamos aliviar nuestras dudas, y lo que encontramos es todo lo contrario.

Que Google no sea vuestro peor aliado. Utilizarlo para lo que fue creado como clasificador de información, y si buscáis algún síntoma no creáis que vais a morir, sólo es una consulta no un doctor.


Imagen sacada de Google.